lunes, 11 de mayo de 2009

Creyentes sin fronteras

Cristianos que esperamos el pronto regreso de nuestro Señor Jesucristo

* Principal
* Invita
* Mi página
* Miembros
* Fotos
* Vídeos
* Foro
* Grupos
* Blogs

* Todas las discusiones
* Mis discusiones
* Agregar una discusión

Lo sentimos, pero esta discusión se ha cerrado a más respuestas.
Pastor Edgardo Samuel Sagarra
BAÑOS PROMISCUOS CON O SIN TRAJES DE BAÑO DECENTES O INDECENTES

* Publicado por Pastor Edgardo Samuel Sagarra el mayo 10, 2009 a las 6:09pm en Meditaciones y Sermones para Compartir
* Ver discusiones

Opciones de administrador

* Editar discusión
* Cerrar discusión
* Edita tus etiquetas
Cancelar
* Borrar esta discusión

DOBLE NORMA EXPUESTA
Ninguna discusión acerca de la modestia en el vestir podría estar completa sin tocar
el delicado tema de los baños mixtos. Sólo en esta área la minifalda resulta
comparativamente modesta. A propósito, aquí también descubrimos el punto ciego en las
normas de los adventistas en el vestir. Por alguna razón muy poco se ha dicho o escrito
acerca de esta evidente inconsistencia al tratar con nuestra juventud. Mientras adoptamos
una posición de reglamentación de tipo liviano en lo relacionado con las minifaldas, no
hemos tomado ninguna posición oficial en el asunto de los baños mixtos. Y aún los puntos
de vista no oficiales de los ministros y miembros de la iglesia no parecen llevar una
correlación consistente con los principios históricos que hemos sostenido como iglesia.
Aunque nadar es una de las mejores actividades recreativas, los trajes de baño
modernos cubren mucho menos del cuerpo que la más corta microminifalda. En verdad se
deja muy poco a la imaginación. Si condenamos la minifalda, si recomendamos alguna
clase de principio en cuanto a la modestia en el vestir, no importa cuán vago sea, ¿cómo
podríamos por un esfuerzo de la imaginación, justificar los {37} modernos trajes de baño
como prendas de vestir cristianos, aceptables? Ciertamente nadie es tan ciego como para
dejar de ver este asunto. Nuestros jóvenes no son ciegos y esta es una de las razones por
las que pareciera que no escuchan cuando les hablamos acerca de la modestia. Ellos ven
la falsedad de las normas que practicamos.
Es práctica común en nuestras academias, incluir en nuestros manuales
instrucciones en cuanto a la modestia en el vestir. Después de esto podría decirse mucho
o poco acerca del largo del vestido, incluyendo los escotes, las espaldas desnudas y los
vestidos sin mandas. Prácticamente en todos nuestros colegios, algunas veces durante el
año escolar los alumnos y los profesores van a algunas playas o balnearios a pasar el día
jugando juntos con menos vestido que las prostitutas usan al caminar por las calles de la
ciudad. De hecho, si estos estudiantes y profesores anduvieran a lo largo de la calle
principal de alguna pequeña ciudad usando esos vestidos de baño, no se les permitiría la
entrada en la mayoría de las casas de negocios. Escandalizarían aun a los habitantes no
convertidos del vecindario, con el posible riesgo de arresto por exposición indecente. SIN
EMBARGO, NOSOTROS HEMOS ACEPTADO CIEGAMENTE ESTA CLASE DE
VESTIDO COMO CONVENIENTE PARA QUE LOS CRISTIANOS ADVENTISTAS DEL
SÉPTIMO DÍA LOS USEN CUANDO ESTÁN EN REUNIONES MIXTAS. Es una ironía que
Joe Crews - Compromisos Sutiles Edición del día 11 de Julio de 2008 a las 10:36 hrs.
23
los que el mundo llama indecente en un lugar, la iglesia lo puede llamar modesto en otro
lugar. ¿Tiene esto sentido? El lugar no tiene relación con esto – es el principio. El principio
en contra de la exposición del cuerpo se aplica en la calle, en la playa, o en el centro
comercial.
Si usted desea un ejemplo impresionante de cómo estos compromisos sutiles con el
mundo nos han puesto al nivel del mundo que nos rodea, haga un censo de las más
populares playas públicas en julio y agosto. Millares de adventistas del séptimo día estarán
mezclados con la multitud vulgar. E incidentalmente, usted no hallará ningún modo de
identificarlos entre los ateos, rameras y ladrones medio vestidos que frecuentan esos
lugares. Toda carne parece la misma.
¿Es la ubicación cercana del océano lo que convierte en modestia el desprenderse
de las ropas? ¿Creemos que los {38} principios de la modestia se deberían aplicar
solamente en ciertas ocasiones y lugares? ¿Han sido arrojados fuera de juego los efectos
de la desnudez de las muchachas sobre los sentidos de los varones durante las ocasiones
de diversión en las playas o en las piscinas?
He encontrado a muchos de nuestros miembros de iglesia que se han hecho estas
mismas preguntas, pero a causa de que nadie más desea discutir acerca de esta actividad,
ellos siguen adelante sin decir nada. El sentimiento general parece ser de que el fin,
probablemente en este caso, justifica los medios. Están haciendo buenos ejercicios y
pasando un tiempo lindo.
Otros han racionalizado que como todo el mundo está en la misma condición de
desnudez, nadie está permitiendo que un pensamiento malo entre en su cabeza. También
están tan acostumbrados a verse unos a otros medio desnudos que ya esto no les hace
ningún efecto. Estos argumentos no solamente son superficiales sino que también son
falsos. Si fueran verdaderos, tendríamos un gran motivo para unirnos a la colonia nudista.
Mis convicciones contra la natación mixta crecieron en mi por haber observado los
frutos de la práctica. Como un joven ministro principiante en Florida, me asignaron la
función de acompañar a la juventud en sus recreaciones de natación, en una playa
cercana de la ciudad. Quedé sorprendido al ver cómo las inhibiciones fueron rebajadas por
la mezcla promiscua de muchachos y muchachas en sus trajes de baño. Se tomaron
libertades físicas y se manifestaron indebidas familiaridades durante los juegos que
tuvieron lugar, tanto dentro como fuera del agua. Nunca olvidaré una cosa que vi aquel día.
Esto me perturbó hasta el punto de tomar mi primera posición en contra de la
promiscuidad en la natación. Una de las damas acompañantes de las chicas se subió
sobre los hombros de uno de los hombres que también ayudaba a supervisar las
actividades. Ella era una de las dirigentes espirituales en la iglesia y él era diácono. Su
modestia el sábado por la mañana fue siempre ejemplar. Si un viento suave hubiera
levantado su falda levemente para exponer una rodilla, se habría sentido abochornada. Sin
embargo, observé con asombro cuando se sentó a horcajadas sobre los hombros de un
hombre que no {39} era su marido y anduvo alrededor en el agua, gritando con risotadas,
Joe Crews - Compromisos Sutiles Edición del día 11 de Julio de 2008 a las 10:36 hrs.
24
vestida con un corto traje de baño. Parecía no darse cuenta de lo impropio que era su
proceder en ese momento.
En aquel momento decidí que si este era el efecto de los baños mixtos, tomaría mi
posición en contra de ellos. Durante los 30 años siguientes, no he visto nada que haya
cambiado mis sentimientos acerca de su mala influencia.
En aquel momento decidí, que si este era el efecto de los baños mixtos, tomaría mi
posición en contra de ellos. Durante los 30 años siguientes, no he visto nada que haya
cambiado mis sentimientos acerca de su mala influencia.
Hace algunos meses se me pidió que presentara estos principios de modestia en el
vestir en un campamento. Después de la reunión, que había durado dos horas, en el
auditorio principal, cinco jóvenes estaban esperando para hablar conmigo. Las tres
muchachas y dos muchachos, todos de edad universitaria, estaban tremendamente
turbados por lo que yo dije. La hermosa niña la cual parecía hablar por todos los demás,
estaba especialmente vehemente. Dijo: “¿Cómo puede usted decir que la natación mixta
está mal? Nosotros hemos pasado todo este verano con un equipo de evangelismo en una
playa de la ciudad de Ocean City. Hemos pasado la mayor parte del tiempo en vestidos de
baño, dando estudios bíblicos a otros jóvenes a la orilla de la playa. Y este es Tom a quien
hemos conocido allí; él será bautizado el próximo sábado. ¿Cómo puede usted decir que
hicimos mal cuando fuimos capaces de ganarlo para Cristo en la playa?”
Yo expresé mi gozo por ese joven que estaba para bautizarse y les felicité por
guiarlo a Cristo. Entonces le hice a Tom esta pregunta: “¿Tom, en su asociación con estas
chicas en la playa, en sus ropas de baño, tuvo usted alguna vez pensamientos de
impureza a causa de la manera en que ellas estaban vestidas?” Tom inclinó su cabeza por
un momento y luego respondió: “Por supuesto que sí.” Inmediatamente las muchachas
expresaron en coro su asombro. “¿Y por qué no nos lo dijiste entonces?”, preguntó una de
las chicas. Parecían genuinamente sorprendidas que los muchachos no habían venido a
ellas en la playa a decirles que sus vestidos eran provocativos.
Se fueron aquel día con más conocimiento que antes. Pero, ¿piensa usted que ellas
abandonaron inmediatamente esa costumbre de bañarse junto a miembros del sexo
opuesto? He encontrado, que en la mayoría de los casos, las {40} damas no cambian su
estilo de vestir aun después de aprender cuán perjudicial es su influencia. La diosa de la
moda es una tiránica gobernante y pocos son lo suficientemente consagrados como para
abandonar sus costosas gratificaciones, especialmente cuando el atuendo agrada a la
propia naturaleza.
El Dr. Harold Shryrock da este consejo a las jóvenes parejas de la actualidad:
“Evitad los baños mixtos. La natación en sí misma constituye una sana
recreación. Pero cuando personas de ambos sexos se bañan juntas se
introduce un elemento de exhibición personal el cual, para cualquier ser
humano normal, dirige los pensamientos hacia las características peculiares
Joe Crews - Compromisos Sutiles Edición del día 11 de Julio de 2008 a las 10:36 hrs.
25
del sexo opuesto. El esfuerzo del baño mixto es el de hacer comunes
aquellos asuntos que, para los cristianos son sagrados. El baño mixto tiende
a rebajar las normas personales de decoro haciendo que la familiaridad física
parezca menos objetable.“ The Youth’s Instructor, July 19, 1960.
En la edición de marzo 1971 de la revista Ministry fue publicada una carta al
redactor, la cual es digna de una amplia distribución. La carta fue escrita por el pastor Don
Hawley, redactor de la revista Life and Health.
“En la edición de The Ministry de Enero de 1970, uno de nuestros
ministros escribió concerniente al asunto de la modestia. El señaló que
nuestra crítica de la minifalda no parecía tener relación recíproca con nuestra
completa falta de preocupación acerca del baño mixto. El, juntamente con los
editores, pidió que otros expresaran sus opinión al respecto, sin embargo
siguió un extraño silencio.
“¿Es posible que nosotros sepamos intuitivamente que el baño mixto
no es apropiado, pero, como es tan universalmente practicado por la iglesia,
parece mejor ignorar la situación? Si es así, ¿es esta una solución estilo
avestruz, que para no hacer frente al peligro, entierra la cabeza en la arena?
No importa cuan universal pueda ser una cosa impropia, aún así tenemos
que dar cuenta individualmente en el juicio.
”Tal vez había algunos que tenían convicciones, pero sintieron que no
sería conveniente expresarlas. Oí una vez de un presidente de asociación
que degradó a un pastor porque ‘es más bien un fanático, no cree en el baño
mixto.’
“Censuramos el uso de pantalones cortos, las blusas sin espaldas, los
escotes bajos, y la minifalda, señalando que, {41} tales personas están
‘medio desnudas.’ Pero si tal persona pasa a una condición de estar tres
cuartas partes desnuda (por ejemplo un traje de baño), entonces todo está
bien. Aparentemente si deseamos hacer algo suficientemente malo, tal como
participar en el baño mixto, entonces las leyes de la modestia pueden ser
temporalmente abrogadas.
”Hasta hace pocos años, una persona que salía de una playa pública
en traje de baño y caminada una cuadra hacia un zona comercial, corría el
riesgo de ser arrestada por ‘exposición indecente.’ ¿No es un poquito extraño
que lo que el mundo llama indecente, la iglesia lo encuentre aceptable?
“En cierta asociación los siguientes reglamentos están en vigor
durante las reuniones de campamento: ‘Se pude a los bañistas que usen
batas de baño y que estén apropiada y modestamente vestidos mientras van
a, o vienen de la piscina. Deben usar ropa de calle o túnicas de baño.’ Piense
acerca de esto por un momento. La inferencia inevitable es que una vez que
Joe Crews - Compromisos Sutiles Edición del día 11 de Julio de 2008 a las 10:36 hrs.
26
uno está en la piscina, está bien usar sólo ropa de baño y que se puede estar
inmodestamente vestido...”
Algunos han preguntado si Elena G de White habló sobre el tema del baño mixto.
De acuerdo al “Patrimonio White” no hay ningún registro de tal consejo. Obviamente, el
uso de bikinis y ropas de baño demasiado cortos no eran ningún problema en el ambiente
Victoriano de mediados del siglo XVIII.
Cuando escribí pidiendo información sobre el asunto al “Patrimonio White”, me
enviaron la copia de una carta que había sido escrita a alguien que había solicitado la
misma información. La secretaria del “Patrimonio White” escribió la carta el 8 de diciembre
de 1953:
“La cuestión del baño mixto acerca de la que usted escribió hace
algún tiempo es ciertamente un asunto difícil de tratar bajo las condiciones
actuales. Desafortunadamente no tenemos ni una sola declaración en los
escritos de Elena G. de White en los cuales se mencione directamente el
asunto. Las conclusiones deben estar basadas en los principios registrados
en la Biblia y el Espíritu de Profecía, más bien que en algún trozo de
instrucción. Por supuesto, esto es cierto con respecto a muchos otros
asuntos en relación a los cuales tenemos que tomar decisiones regularmente.
Usted preguntó acerca de mis convicciones sobre este asunto, así que las
expondré con algunas citas de los principios involucrados {42} para sacar las
conclusiones.
“Al tratar con cientos de jóvenes durante mis años de enseñanza, he
descubierto lo que usted también ha hallado – que mientras puede ser difícil
mantener la línea concerniente a algunas normas y actividades, es más fácil
sostenerlas que dar marcha atrás después de ceder a la presión que sigue a
un curso de acción que no es claramente correcto. Por lo que conozco,
nuestros colegios tienen piscinas todavía conservan periodos separados para
los bañistas. Esta es la posición recomendada por el departamento de
Misioneros Voluntarios, y creo que es una posición juiciosa.
”Puede ser que le interese saber que el Concilio Consultor de los
Misioneros Voluntarios en su junta que precedió justamente al reciente
Concilio Otoñal. Reafirmó enfáticamente su primera posición, que no
deberíamos fomentar el baño mixto. Mientras que el acuerdo no especifica
todas las situaciones que pueden presentarse, la discusión estaba centrada
en la iglesia y la Sociedad M.V., la escuela y el campo. Los hombres
pensaron que las circunstancias justificaban una fuerte reafirmación en este
punto de vista. Su observación ha sido que los que no han seguido este
curso de acción han obtenido los más infortunados resultados.
“Usted mencionó que nuestros jóvenes no son afectados por lo que
puedan ver en conexión con las recreaciones en las piscinas. Creo que esto
Joe Crews - Compromisos Sutiles Edición del día 11 de Julio de 2008 a las 10:36 hrs.
27
puede ser cierto con algunos de ellos. Una de mis más grandes preguntas es
si, como dirigentes de la iglesia deberíamos apoyar cosas que servirán para
fomentar esta tendencia de ser ‘a prueba de choque.’ Debemos admitir que
repetidas exposiciones a influencias amortecedoras de la conciencia han
traído a nuestra juventud a la condición en la que se encuentra hoy. ¿No es
acaso nuestra responsabilidad de hacer lo mejor que podamos para evitar en
lo posible que continúen ejerciéndose estas influencias? En vez de existir
más razones para seguir con los baños mixtos hoy, como en el pasado,
parece que con el incremento de la libertad se están multiplicando.
“En lo que concierne al argumento de que la gente está tan
acostumbrada a ver la inmodestia, que las inmodestas ropas de baño no
significan nada para ellas, creo que es completamente falaz. La instrucción
de la Biblia es que lo cristianos deberían estar modestamente vestidos, no
importa lo que {43} otros hagan. El hecho de que muchas conciencias están
endurecidas no altera los principios básicos. Se requeriría un individuo un
poco ingenioso para inventar argumentos que prueben que la versión
moderna de los trajes de baño es ‘ropa modesta’. Mientras muchos rehúsan
admitirlo, estar en estrecha asociación con señoritas y señoras en estado de
casi total desnudez, tal como lo estimulan las modernas ropas de baño, es
una fuente muy real de tentación para jóvenes y adultos varones. Todo lo
que uno necesita hacer es dar un vistazo a algunos lugares de propaganda
de ropas de baño de mujeres para descubrir que, es el propósito estudiado
de los fabricantes, enfocar la atención de los varones en las formas de las
mujeres. Animar una asociación sobre estas bases, no es para la iglesia un
esfuerzo para ganar almas.
“Mientras que es verdad que muchos jóvenes, especialmente los que
están entre los 13 y 19 años, nos consideran como irrealistas al tratar acerca
de estos asuntos, esta no es una actitud nueva. Mi contacto con la historia
me ha dejado con la clara impresión de que cada generación de jóvenes ha
considerado a sus mayores desactualizados. Como padres y guías cristianos,
Dios nos ha encomendado la tarea de instruir a nuestros jóvenes, de una
manera tal que, aunque no estén completamente de acuerdo con nosotros en
el presente, vendrá el tiempo cuando se darán cuenta de que nuestro curso
de acción fue sabio. Me he encontrado con muchos jóvenes en los últimos
años, quienes me han dado las gracias por las prohibiciones contra las
cuales se enojaron cuando se enfrentaron con ellas por primera vez.
“Usted mencionó que aquellos que están interesados en la recreación
de la natación no apoyan las otras actividades sociales de la iglesia. Sin
embargo, si pudiera iniciar baños auspiciados por la iglesia, muchos de estos
individuos aún no apoyarían nada que no fuera los baños. No tendrían
interés inmediato en otras actividades, precisamente por que usted ha cedido
a sus demandas en este asunto.
Joe Crews - Compromisos Sutiles Edición del día 11 de Julio de 2008 a las 10:36 hrs.
28
“Todo esto puede parecer como si yo fuera una de esas personas
ridículamente fuera de la realidad, de las cuales hablan los jóvenes. Le
aseguro que no es así. Es precisamente porque he vivido con la juventud
cada día, por muchos años, por lo que he llegado a darme cuenta
completamente de los resultados cuando cedemos a algunas de sus
demandas faltas de sabiduría. En los tiempos actuales necesitamos colocar
delante de nuestros jóvenes todo incentivo para que piensen y actúen
correctamente. Los baños mixtos no son {44} tales incentivos.
“La natación es uno de los mejores ejercicios y ciertamente es una de
las más apropiadas actividades físicas para los cristianos cuando se la toma
con moderación y bajo circunstancias apropiadas. Si lo que se desea es el
beneficio físico, este objetivo puede ser alcanzado si comentamos baños
para señoritas y jóvenes separadamente y en lugares apropiados.
Frecuentemente pierdo la oportunidad de ir a los baños más a menudo de lo
que me gustaría, a causa de la dificultad de hallar lugares apropiados para tal
recreación. Sé de muchos otros a quienes les sucede lo mismo, pero nuestra
juventud debe aprender a tener la debida actitud hacia la abstención de los
placeres presentes a favor de futuros beneficios.
“Simpatizo con usted en este asunto. Es un problema permanente en
nuestros colegios y he estado tratando de lidiar con él por una docena de
años. Me parece que la decisión en esta cuestión debe ser tomada por las
familias. Si algunos padres consagrados deciden acompañar a sus hijos
como una familia o como un grupo de familias, ciertamente no debemos
condenarlos; pero que la iglesia fomente baños mixtos es un asunto
enteramente diferente.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada